lunes, 30 de septiembre de 2013

Hummingbird, un paso más de Google hacia el buscador inteligente

SEOs del mundo, no entréis en pánico con las palabras que vienen a continuación: Google ha cambiado su algoritmo de búsqueda. Caffeine, la última gran actualización que Google hizo de su algoritmo, llegó en 2010 y, desde entonces, tan sólo se habían hecho modificaciones pequeñas sobre él. Ahora, con Hummingbird, se ha sustituido un algoritmo por otro, directamente. El proceso se realizó hace ya un mes y ya procesa el 90% de las búsquedas que se hacen a nivel mundial, pero Google ha decidido anunciarlo hoy.
¿Qué significa que Google haya cambiado su algoritmo para un usuario medio de Internet? Pues que, simplemente, Google ha decidido cambiar la forma en la que se eligen los parámetros para decidir qué webs y en qué posiciones se muestran cuando el usuario hace una consulta al buscador. ¿Y por qué? Fundamentalmente, y en palabras de Google, para responder mejor a las búsquedas complejas que hace la gente. Un pasito más hacia el buscador inteligente.
Si bien desde Google no se han mostrado muy dispuestos a explicar cuáles son los principales cambios entre Caffeine y Hummingbird (siempre, y con razón, han evitado detallar cómo funciona exactamente su buscador), sí que han explicado que, mientras el objetivo de Caffeine era centrarse en mejorar el indexado de sitios web, la prioridad de Hummingbird es ordenar mejor los resultados basándose en su relevancia.
Con este cambio, la idea es entender mejor los conceptos generales y no centrarse tanto en cada palabra. Es decir: que podamos hablar al buscador como hablaríamos a otra persona y que este entienda frases, no sólo palabras individuales, de cara a mostrarnos los mejores resultados. Por ejemplo, si ahora queremos saber dónde comprar una tele, lo lógico sería escribir “comprar televisión Madrid”. Sin embargo, con la nueva filosofía, podríamos preguntar a Google directamente “¿Cuál es el sitio más cercano para comprar una televisión?” y el buscador se encargaría de responderte. No interpreta palabras clave (“comprar”, “televisión” y “Madrid”), sino que entendería la pregunta en su totalidad.
Otros ejemplos que Google ha ofrecido muestran algo similar. Por ejemplo: “Enséñame imágenes de la Torre Eiffel”, seguido de las imágenes en cuestión. “¿Qué altitud tiene?”, y nos dice la respuesta. “Enséñame fotos del proceso de construcción”, y nos muestra las fotos que coinciden con este criterio. Al final, es como si estuviésemos hablando con el propio buscador. Esto ya lo hacía antes con algunos de los datos que tenían almacenados, pero no con todo lo que se ha indexado, como ocurre ahora.

Filtros y comparaciones en el Knowledge Graph

Seguro que en más de una ocasión habéis buscado algo en Google y os ha aparecido una completa ficha sobre ello a la derecha, al lado de las búsquedas en sí. Hasta el pasado noviembre no llegó a España. Pues bien, con Hummingbird el “grafo del conocimiento” de Google también se actualiza e incluye dos mejoras importantes.
Por un lado, se establece la posibilidad de hacer comparaciones directamente desde la caja de búsqueda de Google (en google.com). Si se busca “Butter vs olive oil” (mantequilla contra aceite de oliva), aparece una ficha que compara las principales características de ambos elementos, como podéis ver sobre estas imágenes. Por otro lado, se introducen filtros. De esta forma, si buscamos por “Artistas Impresionistas”, Google nos hace una lista pero además podemos escoger entre los distintos géneros (abstractos, barrocos, etc.).
Por ahora, y si bien Hummingbird ya funciona a nivel mundial, todas estas mejoras en la búsqueda no están disponibles en la versión en español. Al depender tanto del lenguaje es lógico que tarden algo más, como ya ocurrió con el Knowledge Graph.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada